Fuentes web
Posts
Comentarios

El mes pasado me encontré en Facebook con una impactante creatividad de Moms Demand Action, que decidí compartir en dicha red social al tiempo que anunciaba su firme candidatura a convertirse en el tema de mi próximo post en este blog.

No obstante, lo cierto es que me ha costado bastante decidirme sobre la campaña que iba a analizar hoy. Últimamente los creativos se han puesto las pilas para deleitarnos con piezas tan interesantes como el anuncio #BenditosBares de Coca-Cola, el último spot de Calzedonia o el corto de Ikea #Terraza. A todos ellos, espero poder dedicarles un espacio en próximos artículos del blog.

Finalmente, he elegido la campaña de la asociación Moms Demand Action for Gun Sense in America, que persigue la implementación de reformas legislativas, sociales y culturales en Estados Unidos en lo que al uso de las armas de fuego se refiere. Sin duda se trata de un tema preocupante, en tanto en cuanto ha llegado un punto en el cual la sociedad estadounidense parece no ser ya consciente del gran peligro que encierran estos objetos. Prueba de ello es sin duda el hecho de que haya niños estadounidenses que reciban como regalo un arma (no de juguete) para jugar.

Veamos dos piezas creativas de esta excelente campaña de sensibilización y denuncia social, la cual está teniendo una gran repercusión gracias a la enorme difusión que está consiguiendo en medios sociales como Facebook y Twitter.

Moms Demand Action for Gun Sense in America – abril de 2013

Moms Demand Action GRÁFICA1

Moms Demand Action GRÁFICA2

En primer lugar, vamos a identificar el tipo de comunicación ante el que nos encontramos. Me surgen dudas. ¿Se trata de una campaña de orientación pública o de publicidad defensiva?

Antes de responder a esta pregunta, voy a aprovechar para definir el concepto de publicidad defensiva. (Por cierto, el número de visitantes que acceden al blog introduciendo dicho término en buscadores no para de crecer.)

La publicidad defensiva, también denominada advocacy advertising, consiste en una acción de publicidad institucional en la que una empresa, institución o persona física emite mensajes en los que toma partido por un tema de interés social de carácter controvertido. (Si tienes dudas sobre lo que significa publicidad institucional, en el penúltimo párrafo de mi anterior post encontrarás la definición.)

Observando estos dos anuncios, parece evidente que Moms Demand Action adopta una posición muy clara ante un tema controvertido de gran interés social. Asimismo, el fin de esta comunicación es de servicio público, ya que persigue sensibilizar a la sociedad estadounidense para que se adopten medidas ante lo que la propia asociación ha calificado como “creciente epidemia de violencia con armas de fuego en América”. Por este motivo, en mi opinión, podemos clasificar esta campaña como de orientación-extensión pública además de publicidad defensiva.

Continuando con mi análisis, me gustaría subrayar que me parece realmente increíble y paradójico que precisamente en un país como Estados Unidos –donde todo parece estar tan minuciosamente y, en ocasiones, exageradamente regulado– se prohíba a los niños jugar con ciertos juguetes pero no con armas de fuego reales. Por fin, esta absurda situación ha sido aprovechada para convertirse en el eje central de esta publicidad, cuyo copy reza “Un niño está sosteniendo algo que ha sido prohibido en América para protegerles. Adivina cuál.” En el segundo anuncio, además, se añade “No venderemos huevos Kinder por el interés en la seguridad de los niños. ¿Por qué no armas de asalto?”

He de reconocer que el primer anuncio consiguió “robarme” bastantes minutos de tiempo hasta que conseguí entender el significado y objetivo de la campaña. El segundo anuncio lo descubrí hace tan sólo unos días. Sin duda, hubiese captado más rápidamente la esencia de la campaña si hubiese visto la segunda pieza antes que la primera, ya que desconocía que el cuento de Caperucita roja estuviese prohibido en Estados Unidos. Por otro lado, a pesar de que estoy al corriente de la incomprensible permisividad en el uso de las armas en dicho país (en España el uso de armas de fuego está muy restringido), me costó bastante creer que la respuesta a la pregunta del anuncio no fuese “la niña que sostiene el arma de fuego”.

Es interesante resaltar cómo la elección de la etnia y sexo de los niños de los anuncios no es casual. En ambos casos, el arma es sostenida por una niña blanca. De este modo, se persigue evitar que el receptor perciba subliminalmente cualquier clase de mensaje adicional no relacionado directamente con la campaña. Asimismo, la forma en que se sujeta el arma o la expresión de los rostros también son muy importantes.

Respecto a la ubicación de los niños, creo que la elección de una biblioteca y un aula de colegio se debe a que muchas de las masacres que se han cometido en Estados Unidos han tenido lugar en el entorno escolar.

No obstante, considero que, al no ser estadounidense ni vivir en dicho país, carezco de los conocimientos culturales y sociales necesarios para analizar de forma más profunda éstos y seguramente también otros detalles de esta campaña publicitaria.

Por último, quiero señalar que este tipo de anuncios me gusta especialmente porque, tal y como he comentado ya en anteriores ocasiones, tengo especial predilección por la publicidad que transmite mensajes profundos de forma sencilla, directa e impactante.

Si te ha gustado este post, por favor, compártelo:  



¿Y tú qué opinas? Deja tu comentario:

También te puede interesar: